Páginas

29 de septiembre de 2005

Colocar Friso de Madera en paredes y techos

Proyecto de forrado de las paredes de un cuarto trastero con friso, para convertirlo en una bodega.


Para forrar de madera la pared y/o el techo de un cuarto, primero hay que abastecerse de los correspondientes Materiales y Herramientas:


Materiales:

- Friso: Tablillas machihembradas para revestir paredes y techos de madera. Las hay de múltiples materiales.
- Rastreles: Tabillas de madera que se atornillarán a la pared y sobre las cuales clavaremos el friso.
- Grapas o clips para friso: Son unas chapitas que facilitan el anclaje del friso a los rastreles, se clavan o se grapan a éstos.
- Tornillos y tacos: Los venden en conjunto, el tornillo viene medio introducido por el taco, y sirven para taladrar directamente la madera y la pared y atornillarlo a continuación para su fijación.
- Grapas para clavadora: (o clavos) para sujetar el friso a los rastreles.
- Clavos
- Cantos y guardavivos para acabados.
- Masilla para pegar los cantos.

Herramientas:
- Sierra de calar o sierra manual.
- Taladro de pared para colocar los rastreles.
- Martillo para clavar los clavos
- Martillo de Nylon para ajustar el friso
- (opc) Clavadora eléctrica, o usar clavos y martillos.
- Metro, lápiz y escuadra.

Instalación:


Primero hay que asegurarse de que la superficie donde se va a colocar la madera está perfectamente lisa y nivelada, si no habrá que corregir esos desniveles con pasta niveladora aplicada con una espátula.

En este caso se trata de un trastero con techos a distinto nivel. Donde aparecen techos inclinados y será necesario pasar cables para añadir luz en las zonas más escondidas.

Lo primero que hay que colocar son los rastreles. Se llaman así a las tablillas de madera utilizadas para sujetar la madera sobre la pared.

Se separarán una distancia de 40 a 60 centímetros entre sí, y se deberán enmarcar puertas y ventanas en todo su contorno. Hay que tener en cuenta cómo se colocará el friso, ya que los rastreles han de quedar perpendiculares a éste. Mucho ojo al colocarlos, para no equivocarse.


Los rastreles se cortan a la medida correspondiente y posteriormente se taladran para hacer el agujero donde irán los tornillos. Así se facilita el trabajo posterior, cuando haya que sujetarlos a la pared.



Cuando ya esté cortado el rastrel a la medida correspondiente, lo colocaremos sobre la pared y con el taladro de hormigón, le haremos los agujeros para poner los tornillos. En este caso se han utilizado unos tornillos especiales con taco que se agarran a la pared por medio de unos simples golpes con el martillo, no es necesario atornillarlos, ni colocar el taco primero sobre la pared, con lo cual hace que el trabajo sea muchísimo más simple.

Estos tornillos se recomienda comprarlos en cajas grandes, también se encuentran en formato blister con 10 o 12 unidades, pero salen mucho más caros.
Yo encontré esta caja de 80 unidades que me salió por unos 6 euros o algo así.
Se usan bastantes, por lo menos 2 por cada rastrel, independientemente de lo pequeño que sea, y por lo menos uno cada 60 cm de rastrel.

Una vez que ya tenemos todos los rastreles colocados, procederemos a instalar el friso. El friso tiene una parte macho y una parte hembra (también llamado machihembrado), Debemos colocar la primera lámina de friso con la hembra (la ranura) a la vista, ya que será aquí donde colocaremos las chapas.
Esta primera lámina se debe nivelar, así como cada lámina que pongamos en cada nueva pared, ya que serán las "maestras" sobre las cuales se guirarán el resto.
La sujección de la primera tabla se realiza por medio de clavos. Se recomienda clavar primero un único clavo para sujetarla a la pared y luego nivelarla y clavar más clavos para que quede perfectamente sujeta. Los clavos se colocarán lo más situados al extremos posible, para que al final podamos ocultarlos con perfiles de madera.

Las siguientes tablillas de friso se irán colocando con unas chapas especiales para colocación de friso, que se graparán o clavarán a los rastreles con gran facilidad.
Las chapas se encuentran en los grandes centros de bricolage y en ferreterías especializadas.
Su colocación con grapadoras manuales, es complicada por la puntería que hay que tener para atinar en los huecos y sujetarlas con clavos es muy trabajoso. Mi recomendación es utilizar una grapadora eléctrica. (unos 80 euros). Esta grapadora la podremos utilizar en otros trabajos de tapicería o para sujetar bajos de sillas o sujetar carteles en paredes.

El trabajo se va realizando bastante rápido, si se hizo bien la sujección de rastreles, posteriormente sólo lleva tiempo tener que ir cortando las láminas de friso a la medida necesaria para ir cubriendo los huecos. Para lograr que estén perfectamente alineadas unas a otras, se recomienda utilizar un martillo de nylon para golpear cada tablilla lateralmente contra las tablillas ya clavadas.


IMPORTANTE: (Basado en torpezas propias)

- Ojo al colocar los rastreles, tienen que ser perpendiculares al friso, que será la madera visible. Mucho cuidado con ponerlos mal, o se nos complicará el tema.
- Ojo con los machihembrados, sobre todo el de la primera tablilla ha de ser siempre hembra a la vista (la ranura, para poder sujetarla con chapas al rastrel. Si no será complicado o incluso imposible.
- Jamás empezar a poner el friso desde la mitad de la pared. Hay que empezar SIEMPRE por un extremo, nunca por el medio, porque luego no podremos colocar las tablillas anteriores, además así podremos ocultar los clavos con los perfiles de madera.


El acabado final queda muy bien si hemos cuidado la instalación. En este caso y al tratarse de una bodega, hemos comprado friso de bajo coste (con nudos y algunos defectos), que ha servido para entrenarnos en su colocación, de la que aún nos queda poner los perfiles de madera en las esquinas para tapar los huecos y conseguir un acabado perfecto.

Posteriormente se podría lijar y barnizar para lograr un mejor mantenimiento de la madera.

6 comentarios:

gemmita dijo...

tia es que yo flipo contigo!jajaja, hay algo que no sepas hacer?jajajaja.

Queda mu chuloo!muaka muakaaa

NoBrain dijo...

¡Enhorabuena!
yo siempre he desconfiado de las chapitas, prefiero clavar a "pellizco".
¡Cómo se nota que tienes paciencia!

chisco dijo...

Eres una artista. Soy la cosa más torpe del mundo en el campo de las manualidades. En la cocina sí que me apaño un poquito más, ahí te gano :-P

ALKITODO dijo...

ALKITODO, alquiler de maquinaria de construcción, bricolaje, limpieza, jardinería, pintura, calefacción, madera, elevación, bienes de consumo, etc,etc.

902 440 440. WWW.ALKITODO.NET

TIENDAS POR TODA ESPAÑA. Somos los mas baratos.

WWW.ALKITODO.COM WWW.ALKITODO.ES

Unknown dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu explicación. Ya he colocado frisos en pared. Mi problema ahora es colocar uno en un techo abuhardillado y con falso techo de escayola. No quiero quitar la escayola, quisiera forrarla de friso (finalidad decorativa), pero no se si aguantará el peso de friso y rastreles con los taladros correspondientes o si será mejor pegar directamente las lamas con adhesivo de montaje.
¿alguna recomendación?

Anónimo dijo...

Muy buen brico. Os animo a seguir haciendo aportaciones de este tipo

Os dejo un link a otro tutorial al respecto:

http://youtu.be/ugfESImGx2Y

Saludos